entradas-Cirque-Soleil-ticketea

Homero: el grupo de teatro de la ONCE que vence las limitaciones

Reportaje



El pasado mes de octubre (2016), fuimos a ver la obra gratis "¡Manolo, ponte el bigote!", que os recomendamos en el blog, por ser gratuita. Pero, cuál fue nuestra sorpresa cuando al finalizar la obra y hablar con algunos de los actores, descubrimos que muchos de ellos eran personas con disminución visual. ¡Y durante la obra, no  nos habíamos percatado! Esta semana actuarán de nuevo, y la representación es gratis. Os dejamos un breve reportaje sobre esta singular compañía de teatro, que seguro que os gusta. Por cierto, la obra es divertidísima, ¡os recomendamos de nuevo que vayáis a verla!

Tres décadas de teatro han unido a afiliados a la ONCE, personas con disminución visual, vendedores de cupones y más de un curioso o curiosa ajeno/a a esta institución en Sevilla.

Los actores, entre bastidores, durante la representación de "¡Monolo, ponte el bigote!"

Se llaman Homero y, en la actualidad, esta agrupación teatral se encuentra a las órdenes de Araceli de Areba, directora de escena desde hace 4 años.

Su misión, integrar a este colectivo situándolo en el panorama escénico local y provincial con producciones de calidad que difundan los valores que la ONCE representa, en el marco de actividades culturales impulsadas por esta institución, además de realizar representaciones en diversos circuitos teatrales: “Maribel y la Extraña familia”, “¡Ay, Carmela!”, “Bodas de Sangre"  o “Construyendo a Verónica”, son algunos de los montajes realizados hasta la fecha.


Actualmente, están girando su nuevo montaje “¡Ponte el bigote, Manolo!”, comedia festiva en tres actos escrita por José Alfayate y Vicente Soriano de Andía, cuya puesta en escena ofrece una suerte de enredos y locuras que no dejan indiferente al espectador.


Venciendo a las limitaciones a través de la imaginación, conoceremos a los veteranos Pepe y Juan, con su noble presencia escénica. A Charo, Tere, Concha, Lola y Loli, cachondeo en estado puro y a los alevines Lolilla, Jesús e Yves que en conjunto alimentan con risueña juventud la vida que en escena evoluciona imprevisiblemente, generando experiencias, sin las que sería menos entretenido vivir.

Seguir a Homero, es jugar, soñar y sentir.